Todo lo que debes hacer para rejuvenecer tu piel a los 50 años

Con la edad nuestra piel se desequilibra y comienza a experimentar los signos del envejecimiento, por eso, aquí te traemos el manual sagrado para mantener la piel joven a partir de los 50 años.

“Dime qué has hecho y te diré cuántos años tienes.” Puede que nos acabemos de inventar un nuevo dicho, pero realmente está cargado de verdad. Aunque muchas veces pensemos que el estado de nuestra piel es solo consecuencia del paso del tiempo, lo cierto es que no todo depende de cuántos cumpleaños hayamos celebrado, también es crucial seguir una serie de hábitos que prevengan los signos de la edad y retrasen el envejecimiento. Siguiendo estos pasos, podrás lucir una piel radiante y luminosa a tus 50 años.

LUCE RADIANTE CON TU PACK NK

Átate las zapatillas

Ya sabes que hacer ejercicio es un hábito beneficioso para muchos aspectos de tu salud, pero posiblemente nunca hayas pensado en los ventajas que también podría tener para tu piel. Realizar actividad física de forma constante te protege del daño oxidativo de las células cutáneas, ralentiza la aparición de arrugas y retrasa el envejecimiento cutáneo. Si no sabes bien por donde empezar, te proponemos salir a la calle a caminar o correr, así al mismo tiempo estás oxigenando tu piel y frenas su deterioro. ¡Te sentirás bien tanto por fuera como por dentro!

Ten cuidado con el azúcar

A los 50 años debemos sentirnos entusiastas, con ilusión de seguir aprendiendo y creciendo, con ganas de comernos el mundo. No obstante, cuando hablamos de comer, en términos literales, debemos tener en cuenta que para conseguir esa vitalidad y energía, una alimentación sana y equilibrada es lo más recomendable. No solo para nuestro bienestar general, sino también para mantener nuestra piel cuidada y joven.

Todo lo que ponemos en el plato afectará directamente al estado de nuestra dermis y un exceso de azúcar podría acelerar el envejecimiento cutáneo. Este fenómeno se conoce como glicación, un proceso mediante el cual la piel responde al azúcar con sus propias proteínas, es decir, el colágeno y la elastina. De esta forma, la piel pierde flexibilidad y elasticidad, promoviendo la aparición de arrugas y aumentando su flacidez.

Protégete del sol (incluso en días nublados)

Aunque siempre debemos aplicar crema con factor de protección solar, durante todo el año y a todas las edades, debemos tener especial precaución a partir de los 50 años. Es a esta edad cuando nos volvemos más propensas a la aparición de manchas como consecuencia del daño acumulado a lo largo de todos los años. La piel tiene memoria y el fotoenvejecimiento puede pasarnos factura a través de la hiperpigmentación (parches o manchas oscuros) y las indeseadas arrugas.

Esto no quiere decir que cada vez que salgas de casa debas huir del sol como un vampiro, pero sí que es imprescindible ir con precaución y utilizando siempre protección, tanto con cremas fotoprotectoras de índice elevado, como con sombreros, gafas y otros accesorios. No olvides protegerte también en los días nublados, los rayos solares siguen afectando tu piel de igual forma.

Que el estrés no se apodere de ti

Tenemos un estilo de vida en el que el tiempo nos falta, en el que queremos hacer todo lo que no podemos y más en un solo día. Esto se traduce en un estrés constante que afecta a nuestra salud mental y bienestar emocional, una inquietud que nuestro cuerpo expresa de diferentes formas, siendo el envejecimiento cutáneo una de ellas. Normalmente, el estrés se relaciona con problemas como brotes de dermatitis atópica, psoriasis y acné, pero muchas veces no se menciona su capacidad para causar un deterioro visible en nuestra piel.

Cuando sentimos estrés, nuestros niveles de cortisol (hormona que liberamos como respuesta) aumentan, impidiendo la capacidad de la dermis de absorber los nutrientes esenciales que hacen posible un aspecto sano. A largo plazo, el estrés mantenido hace que nuestra piel se vea más apagada y aumente la actividad de las metaloproteinasas, unas enzimas que degradan el colágeno, resultando en una pérdida de firmeza y en la aparición de arrugas profundas.

Sabemos que un día con sobrecarga de trabajo o plazos de entrega que se aproximan son más difíciles de llevar de lo que nos gustaría. A pesar de que estos factores no están de nuestra mano, sí que podemos incluir algunos hábitos en nuestra rutina para controlar los niveles de estrés. La meditación y técnicas de relajación son siempre bienvenidas, al igual que cualquier otra actividad que te haga sentir bien. ¿A quién no le relaja un buen libro con una taza de té en la mano?

Lo dicen los expertos: quien duerme poco, envejece antes 

Este tip está relacionado con el anterior, pues nuestros niveles de estrés interfieren directamente en nuestro sueño. Dormir mal, poco o ambas cosas son los responsables de una mala cara o un aspecto apagado cuando nos miramos al espejo por la mañana. Una noche en la que no dejamos de dar vueltas puede tener efectos en la piel que van más allá de ojeras y ojos hinchados, sobre todo cuando este problema se prolonga en tiempo.

Durante el descanso nocturno, nuestro organismo trabaja para dar paso al proceso de regeneración celular natural de la piel. Cuando no conseguimos dormir o lo hacemos con un sueño de baja calidad, los niveles de cortisol no disminuyen lo suficiente y la piel no puede reparar los daños que ha recibido durante el día, al igual que tampoco puede aumentar su cantidad de colágeno.

Dormir un mínimo de 8 horas es un reto que podrías proponerte si no lo has conseguido antes de los 50 años. Intenta ir a la cama todos los días a la misma hora y disfrutar de un tiempo para ti antes de hacerlo, así conseguirás relajarte y desconectar de todo. ¡Dormirás como un bebé!

Asegúrate de utilizar un tratamiento efectivo

Cuando llegamos a los 50 años comienzan las preocupaciones por el estado de nuestra piel. Comenzamos a experimentar la falta de elasticidad o notamos la aparición de arrugas con mayor frecuencia. Todos los pasos anteriores son esenciales para ayudarte a mantener una piel joven, pero debes saber que ninguno será eficaz si no realizas una correcta rutina de cuidado facial. Encontrar la rutina perfecta que ofrezca a tu piel todo lo que necesita parecía complicado hasta que descubrimos el pack NK Premium Skin.

Este pack, de la marca española NaturalKirei, incluye el cuidado más completo en 3 sencillos pasos para tener una piel tersa, alisada e iluminada. ¡Te preguntarán cómo lo has hecho! Veamos todo lo que incluye esta maravilla de pack:

➡️ NK Eye Lift (30 ml). Este contorno de ojos elimina los signos de la edad y el cansancio. Su composición con EyelissTM drena las bolsas y reduce la hinchazón, mientras que el ácido hialurónico alisa y devuelve la elasticidad a la zona para un efecto lifting.
➡️ NK Serum+ (30 ml). Su fórmula con Resveratrol tiene un gran poder antioxidante que previene el fotoenvejecimiento, evita la formación de manchas e ilumina los rostros apagados.
➡️ NK Cream Hydra Day & Night (50 ml). El Resveratrol, el ácido hialurónico y los aceites vegetales la convierten en una loción rejuvenecedora que consigue llegar a las capas más profundas de la piel para rellenar las arrugas y mantener la síntesis de colágeno.

Lo mejor de este pack no es solo que incluye todo lo necesario para una piel radiante con fórmulas veganas, cruelty free y a base de ingredientes naturales, sino que además puedes conseguirlo con un 20% de descuento, ¡pero solo por tiempo limitado! Consigue el tuyo a través de la página oficial de NaturalKirei aplicando el código BB. Date prisa, ¡las unidades son limitadas y son muchas las que también desean una piel más joven!

¡HAZ CLICK PARA CONSEGUIR TU 20% DE DESCUENTO!